19 octubre 2018 10:07 am

Grandes batallas, una guerra y algunos encontronazos.

Creo que la lucha de ciertas guerras se gana con esas pequeñas batallas diarias, mientas que la supervivencia emocional se consigue gestionando ciertos encontronazos.

En el día mundial del cáncer de mama quiero acordarme de todos aquellos que luchan esta batalla, todos los que gestionan el cambio de vida con maestría y entereza. El cambio físico, por supuesto, el dolor y sus consecuencias, pero sobre todo el cambio emocional, el propio y el del sistema que les/nos rodea.

El valor que he observado en todos los que luchan, en aquellos que lo sufren y en los que les acompañan me sorprende, me admira y sobre todo, me emociona. La fuerza que surge del dolor, de la sorpresa, del batacazo de la consciencia. El valor que aparece cuando las palabras escuchadas dejan de quemar, cuando el tatuaje psicológico se ha secado, me conmueve. 

Esa lucha que se convierte en una filosofía de vida, en una nueva forma de mirar y sobre todo de entender lo que nos pasa, lo que nos rodea. 

La vida, los minutos, las horas y los días. El reloj pierde valor frente al calendario que marca las horas. Las energías se miden en sonrisas y también en lágrimas. La importancia de un guiño, de una carcajada, de una abrazo largo y cálido. A veces un silencio, suave y dulce, unos minutos acompasados por el roce de una caricia.

Volver a la esencia, al valor desnudo, al ánimo de una sonrisa, al empuje de un guiño cómplice. Los gestos se vuelven camino y las palabras carretera.

Hablamos de Mindfulness y sigo pensando que si dejásemos que lo que traemos de serie, esa Inteligencia Emocional del ser humano siguiera su curso, creciese y se fortaleciese podríamos ser mucho más felices, más auténticos, mas humanos. Los niños nos enseñan el valor de las cosas, nosotros, los adultos, el precio que pagamos por ellas.

La enfermedad, ese perder el control, ese dolor inesperado, ese salto al vacío nos sorprende, nos asusta, nos conmueve y paraliza. y sin embargo, nuestro yo más auténtico, ese que mantenemos agazapado, ese que las creencias que nos limitan mantienen a raya, ese yo genuino sale a plantar cara a la batalla. Esa legitimidad frente a la lucha, ese coraje despojado de todo disfraz me ilumina, me estremece, y también me impulsa. Tengo fe, en ganar esta guerra, en librar estas batallas, en gestionar los pequeños encontronazos. Tengo fe en la lucha común, en la gestión individual, en el todos para uno, y uno para todos.

La entereza de los que luchan, de los que miran de frente, de los que se hacen cargo de lo que ocurre, la resistencia de los que les acompañan, de los que sufren en silencio, de los que lloran, ríen y sonríen. De los que se levantan cada mañana con la confianza del cambio, de la victoria, del seguir caminando, del cruzar la calle y agarrarse al otro, a uno mismo, al ánimo de todos los que con la gestión de esas pequeñas cosas, consiguen, conseguimos la consciencia de lo que importa.

El peso del tiempo, relativo y mentiroso. El valor de una llamada, un paseo o un abrazo. La importancia de  las palabras, de los silencios, de la luz y del color. 

La mirada positiva, esperanzada y acompañada. La lucha encarnizada, generosa y compartida. Las mujeres, los hombres, los niños. La consciencia del valor y del combate. 

Una gran guerra, esta batalla, y algunos encontronazos. Somos uno y somos todos.

Taller Cómo hablar a tus hijos

Aprende a conocer, respetar y educar a los niños y adolescentes. Mediante el reconocimiento y la escucha activa,

Infórmate del taller

Últimos artículos

EL TIEMPO
LO QUE DEJAMOS ATRÁS
2021
LO QUE DE VERDAD IMPORTA
LIMONADA


Contáctame

Madrid, Spain

mariasrr@lavidaesahora.es

+34 609 67 28 73

Si tienes alguna duda. Podemos trabajar tus objetivos, retos y situación actual. Los talleres así como las sesiones individuales pueden ser el acompañamiento que te ayuden a llegar a donde quieres estar.

Tu situación ideal, tanto en lo personal, familiar como profesional está al alcance de tu mano. Sólo tienes que ponerte a ello.

Puedes escribirme un email o llamarme por teléfono y te responderé lo antes posible.

«No juzgues cada día por la cosecha que recoges, si no por las semillas que siembras» (Robert Louis Stevenson).

Una vida plena y feliz es posible.

Las habilidades y fortalezas están dentro de ti, regálate descubrirlas y practicar las herramientas necesarias para sacar provecho de ellas.


    CREDIT TO THE OWNER/ PHOTOGRAPHER

    María San Román Riveiro

    Coach Personal y Ejecutiva. Especializada en Adolescentes y Familia.
    EEC (Escuela Europea de Coaching).
    ICF (International Coach Federation).
    Licenciada en Derecho, Escritora y Guionista.

    Escuela Europea de Coaching International Coach Federation Cómo hablar con tus Hijos Coaching x Valores

    Una vida plena y feliz es posible.

    Puedes escribirme un email o llamarme por teléfono y te responderé lo antes posible.

    «No juzgues cada día por la cosecha que recoges, si no por las semillas que siembras» (Robert Louis Stevenson)

    Contáctame!